Mi gran oportunidad

“Si tuvieras un don en el cual nadie creyera. Si tuvieras un sueño que nadie creyera que fuera posible. ¿Qué harías?


Hace poco vi la película “One Chance”(“Mi gran oportunidad”) que habla sobre el sueño de Paul Potts, un joven que desde niño quería cantar ópera y todo lo que vive y transita para lograrlo.

La película muestra lo que muchas veces hay que vivir y hacer para llegar a ese sueño. El protagonista, Paul, desde muy chico sabía lo que quería (algo que no todos tenemos en claro y que vamos descubriendo a lo largo de nuestras vidas). Y a partir de ese deseo tan fuerte que tiene emprende su propio camino para realizarlo. Obviamente, que aparecen varios ingredientes interesantes que hacen “tambalear” ese sueño. Como ser: un padre que en un momento no cree mucho en su hijo; el maltrato físico y emocional que recibe desde niño por “ser distinto”(lo más valioso del ser humano es aquello que nos hace únicos); algunos accidentes; la falta de dinero para hacer muchas cosas; su depresión; realizar un trabajo que no le gustaba y nada tenía que ver con su vocación;  y por momentos la falta de confianza en si mismo. Y en este aspecto la película muestra cómo la opinión de alguien muy importante en su carrera como cantante de ópera “marca”(o sentencia) su gran sueño.

Y también hay aspectos más luminosos que acompañan a Paul a seguir creyendo en él y en su sueño. Como ser: una madre que comprende lo que desea y apoya; una novia que lo anima todo el tiempo y que desde siempre lo desafió para hacer lo que quería; su propia confianza, su vulnerabilidad y los riesgos que eligió asumir para poder cantar.

La historia de Paul Potts podría ser la de cualquiera de nosotros que tenemos un sueño y queremos alcanzarlo. En donde aparecen los miedos, los desafíos, los riesgos, el famoso “qué dirán” y todo aquello que por momentos puede influenciarnos para no continuar con nuestro más profundo deseo. Algo que me gustó mucho y me parece muy valioso rescatar son dos cosas: La Confianza en uno mismo: la aceptación total y sincera de quiénes somos y la valentía de mostrarnos de esa forma, sin máscaras que nos oculten y pesen. Y por otro lado, la gente que cree en nosotros, quienes nos rodean y animan, y nos desafían a hacer lo que queremos. Esas personas que nos alientan y que sobre todo confian en nuestro potencial, en nuestro sueño. Cuán importante y necesario es rodearnos de personas que nos acompañen a alcanzar nuestros sueños…

Siento que como Paul para lograr aquello que tanto queremos tenemos que ser un poco locos, salir de lo “normal” , desafiarnos, confiar en nuestro don y compartirlo con los demás, transitar todo lo que tengamos que transitar para lograrlo. Tener fe y pasión, amar lo que queremos. Porque cuando tenemos el para qué (el sentido de lo que hacemos) aparecen las formas para lograrlo. Claro que no es fácil aunque como muestra la película se puede. Al fin y al cabo de eso se trata la vida: transitar por momentos buenos y no tan buenos. El tema radica en lo que cada uno de nosotros elegimos…

Y recordemos que la vida, a su manera, nos dá más de una oportunidad…Y como canta Paul:” Venceré, venceré…”

 

Ana Carolina Corbelle

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mi gran oportunidad

  1. Mariela Mino dijo:

    Me llenó el alma escucharlo cantar y su historia….siento que todos podemos lograr aquello que anhelamos de corazón! Gracias Ana por compartir y recordar la historia de Paul 🙂

  2. me hizo llorar, porque realmente solo siguiendo nuestros sueños, lo logramos, voy a viajar a Ojai siguiendo uno de mis sueños de hace 6 años atrás, me negaron la beca y sentí, bueno no es el momento, ahora es el momento, sin embargo siempre ví los videos de Katie pensando, voy a estar allá, no importa el tiempo, entraba a su pagina, sentía ,,,es posible, todo es posible y por supuesto me apoyo en Dios, eso hace que no dude.
    Gracias!!!!

  3. si tenemos un sueño, es, que es posible, es que ya existe, solo hay que plasmarlo en esta dimensión, sentirlo como real, y valió la pena, estuve en un paraíso, super cuidada, rodeada de amor, trabajando desde las 6.30 de la mañana hasta las 9 de la noche, cenando con el océano de fondo en Santa Monica y el sol y la luna iluminándonos, yo siento que fue un premio y también se que es el principio…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s